jueves, 7 de julio de 2011

Morador de resentimiento...


I

Eres paz, silencio y olvido,
No querrás nublar tu mente,
De seguro tus versos se han comprometido,
Nuevamente tu viperina lengua miente,

No forjes un juicio impertérrito,
Siempre está el que depreda tus pensamientos,
Aguardando la debilidad, la flaqueza de tu conciencia,
En ese momento no habrá lamento,

Olvídate que existes,
No te molestes en preguntar tu nombre,
Sin embargo... ¿es inevitable?

Entre dilemas existenciales,
No hay excusas para justificar tus cobardes acciones,
No te salvaguardes en el optimismo,
No te escudes en falsas ilusiones,

Sabes lo que te espera,
Conoces la verdad,
Eres consciente de tu situación,
Y, ahora, ¿quieres huir?

No basta preocuparse por lo que ya está hecho,
Por lo ya destruido y maltrecho,
Es inútil llorar, lamentarse o gritar,

Ahora ¿Que te consideras?
¿Piensas que eres aquel mismo ser humanitario?
¿Aquel que ha visto la miseria desde abajo?
Con una mirada lúcida hacia cielos inalcanzables,

Un escupitajo que sulfura tu miseria,
Mezquino bulto de entereza,
¿Hasta cuándo te conservas?

II

Aquel ser que depreda tus debilidades,
Aquel que asecha y conspira a tus espaldas,
Aquel enemigo que te carcome por dentro,

Una vez dije que callaras y en ese momento se silenció tu piel,
Aquel tono pálido que se borró con el tiempo,
Osaste derribar la barrera entre confianza e incredulidad,

Ahora ¿qué es? ¿Qué vez o escuchas?
¿No puedes verdad?
Para ti solo soy "nada"

En medio de una encrucijada que nos ata a la duda,
Dentro del mismo dilema que separa nuestras mentes,
Intenta descifrarlo y encontraras solo "estupidez" envuelta entre tentaciones.

Donde camino arrastro un grillete, símbolo de melancolía, odio y fracaso,
No sientas pena pues... simplemente me siento atado a ti,

Quien borro la sonrisa de ese rostro marchito y ¿arrepentido?
Decepción, temor, odio y pasión,
Expresiones sencillamente legibles bajo mi juicio intuitivo,


Solo déjame escuchar que te molesta quien soy,
Déjame ver, escuchar y sentir tus labios al pronunciar cada palabra de desprecio,
No puedes... mientras silencie tus vagos clamores.

Un beso lleno de sosiego, tan inoportuno...
Ahora es un lento suplicio,
Definitivamente es el último,

Un cuerpo que arde de deseo,
Deseando quemarse en el arrepentimiento,
Borrar cada instancia de su cuerpo,

¿Ahora quieres huir?
Espera, no temas, no llores, no grites pero sobre todo no finjas...
Guarda silencio, ahorra tus palabras,

Ni te molestes en desperdiciarlas,
Porque ahora eres una con el viento,
Una junto al polvo,
Pero sobre todo una entre la vida y la muerte,

2 comentarios:

  1. Estupendo!!! Qué gran fuerza en las palabras, sigue asi ^^.

    ResponderEliminar
  2. Gracias :) dude en publicarlo pero ya está hecho xD

    ResponderEliminar